Ezequiel Luna

Ezequiel LunaMi nombre es Ezequiel Luna. Si miro hacia el pasado, puedo decir que en mi vida no sólo ha habido éxitos profesionales. En muchas ocasiones la vida personal se resiente cuando uno se vuelca demasiado en el terreno profesional, descuidando la atención y el tiempo que necesita la familia. Pude vivir esa experiencia, pero afortunadamente todo cambió. Hace tiempo tenía muchos problemas familiares, llegando incluso a punto de separarme de mi esposa. En ese momento fue cuando Dios nos llamó y conocimos su Palabra, le entregamos nuestras vidas y todo comenzó a ser diferente.

Desde entonces vivimos caminando de la mano del Señor y su presencia es incomparable. Él siempre nos guía en el matrimonio, en la familia, en el trabajo… en todo. El día en que conocimos al Señor, Él nos regaló la paz que sólo Él puede dar, y que sobrepasa todas nuestras expectativas.

Cuando entregas tu vida al Señor pronto ves el cambio que puede hacer en ella. Así lo hizo en la mía. Ni el dinero, ni una casa, un automóvil o cualquier otra cosa puede darte paz, sólo el Señor. Y nada ni nadie puede llenar el vacío que todos llevamos dentro; sólo Dios.Leyendo la Palabra de Dios cada día podemos conocerle más, y ese será un día más para agradecerle lo que Él hace por nosotros. Tiempo atrás, yo vivía una vida sin rumbo, sin propósito. Hacía lo que quería y estaba siempre discutiendo, hiriendo los sentimientos de los demás sin preocuparme por nada ni por nadie. Salía a cualquier parte a divertirme y vivía como quería, pero todo lo que hacía no tenía ningún sentido. Cuando conocí a Dios, mi vida cambió de rumbo. Y es que cuando crees en el Señor experimentas grandes cambios y encuentras al fin lo que realmente merece la pena. Dios me cambió como persona; cambió mi vida por completo y me hizo sentir paz conmigo mismo y con los demás.

Ahora, aunque tenga problemas puedo orar a Dios, y ver todo lo que Él va haciendo en mi vida, y puedo sentir cómo me cuida. Creo en el Señor y dejo que sea Él y no yo quien guíe mi vida. Cuando leo la Biblia, Dios me da entendimiento y sabiduría para comprender lo que Él quiere decirme. Jesús es el camino, la verdad y la vida, y en Él somos más que vencedores.

Muchas veces he visto que cuando la gente escucha hablar de Dios, enseguida piensa en una religión y no se trata de eso. Las religiones son creaciones del hombre; lo que merece la pena en la vida es la relación personal con Dios. Eso es lo que puede cambiar una vida por completo.

No se admiten más comentarios